“That’s what we lived off”

By Nico Bruce

From June to August the skies in the mountain region of Peru are phenomenal. The sun shines like no other season of the year. The mountains change from green thanks to the rains of previous months to yellowish-brown in color thanks to the constant sunshine. It’s very likely that not even a drop of rain will fall in these three months. It’s a high-altitude paradise.

The markets and squares are full of people making the most of the optimal temperatures. The shops move products quickly with the many purchases. There’s a flow to it all, shared between many, from foreigners and tourists to the community residents, the most humble up to the rich business owners, everyone ready to offer a welcome in one way or another.

Only this year, in these months, none of this is happening.

There is not an exchange of languages and cultures, business and welcomes as usual. The guides who are set and ready to lead tours have no one to guide. The chefs in high-end restaurants and in humble street stands have few people to serve. Further away, in the high Andes, the communities are as remote during the low tourist season.

It’s hard. Just ask the community residents to understand the situation.

Señora de Cuncani tejiendo. (Crédito fotográfico: Carlos Díaz)

“Before, we had tourists and we sold our handmade crafts. Now the tourists don’t come,” says Damiana, a member of the community of Cuncani. “It has cost us quite a lot because that’s what we lived off, supporting our children with that money. Now that we are with this problem, we ask for help with training or craftwork or something to carry on from all this.”

Damiana, like many women of her community and others located far from cities and tourists, produces handicraft. Some of their handmade items sell quite well (about 120 soles or US $40) for a hand sewn blanket. The blanket is distinct and involves a lot of time and the most organic of materials – wool from the llamas of their community. The rest of the products are more simple such as bracelets that the women of Cuncani and Media Luna make for the tourists trekking the Andes mountains. Earning 12 soles (US $4) a day is a lot. The only thing is earnings like this only come 3-4 months a year.

Lucy Nyangasi, Kenya.(Crédito fotográfico Kate Holt para Solidarity Center)

Like tourism, the service industry worldwide, is suffering. And that greatly affects the lower income people often in service jobs. In Kenya, an article came out with a very intriguing title: “What Washerwomen Would Say on a Webinar.” It explains that groups of 50 women congregate in some 40 places through the capital of Nairobi looking for work, waiting and praying for someone to offer them a day job.

A day of work washing clothes pays about 500 Kenyan shillings, less than US $5. They earn five dollars a day if they are lucky. It’s a good amount. With that, the women feed their children and their husbands who, due to the pandemic, may not have work either. What happens however is the women don’t get day work because they are many and the work opportunities are few. Instead of work, they receive fines for not observing social distancing rules. They can’t pay the fines so they spend the day doing community service work far from home as payment.

Realities like the women’s in Kenya and the High-Andean communities in Peru may seem far away from our lives. Webinars are necessary for many of us to continue our work. Some of us have jobs that allow us to maintain our lifestyles. But for millions of people, a job is what allows them to survive.

“Nosotros vivíamos de eso”

Por Nicholas Bruce

De junio a agosto el cielo es espectacular en la sierra del Perú. El sol brilla como en ninguna otra temporada del año. Los colores de las montañas cambian de verde gracias a las lluvias de meses anteriores a “amarillo moreno” debido al calor. Es un paraíso en las alturas.

Los mercados y las plazas están llenos de gente aprovechando el buen clima. Las tiendas mueven rápido sus productos. Existe una afluencia compartida entre muchos, extranjeros, turistas y residentes de la comunidad, los más sencillos hasta los negociantes con recursos, todos listxs para darles la bienvenida en una forma u otra.

Pere este año, en estos meses, todo es muy diferente.

No existe esta mezcla de gente de varios idiomas y culturas. Los guías bien preparados no tienen a quien guiar. Los cocineros de los restaurantes de comida gourmet hasta los de los pequeños quioscos en la calle tienen poca gente para atender. Más allá, en las alturas de los Andes, las comunidades andinas están más aisladas más que durante las temporadas bajas del turismo.

Es difícil y para comprender un poco más, es necesario preguntar a los residentes de las comunidades.

Señora de Cuncani tejiendo. (Crédito fotográfico: Carlos Díaz)

“Antes nosotros teníamos turistas y vendíamos artesanía. Ahora ya no” dice Damiana, miembro de la comunidad de Cuncani. “Nos cuesta bastante porque de eso, nosotros vivíamos, manteniendo nuestros hijos con ese dinero. Ahora, que ya no hay, no lo tenemos como trabajo. Ahora que estamos en este problema, pedimos ayuda con capacitación o artesanía o cómo avanzamos de esa parte.”

Damiana, como muchas mujeres de su comunidad y otras ubicadas lejos de las ciudades y turistas, hace artesanía. Aunque no es muy usual, cuando vende una manta, gana bien (cerca de 120 soles, o US $40). La manta es original, demora meses en hacerla y en muchas ocasiones está hecha con tintes orgánicos – y de la lana de llamas de la misma comunidad. El resto de los productos son más sencillos. Ganar 12 soles (US $4) al día es relativamente significativo. Este dinero es el único que pueden tener (por 3-4meses) al año.

Lucy Nyangasi, Kenya.(Crédito fotográfico Kate Holt para Solidarity Center)

Así como ocurre con el turismo, la industria de servicios está sufriendo en todo el mundo. En Kenia, hace poco, fue publicado un artículo con un título que llamó mucho la atención: “Qué dirían las mujeres que lavan ropa en un webinar.” El artículo explica que grupos de 50 mujeres se congregan en 40 lugares por todo la capital, Nairobi, buscando trabajo, esperando y rezando que alguien les ofrezca una oportunidad de trabajo.

En un día de trabajo, una persona puede recibir 500 chilines kenianos (menos de US $5). Ganan cinco dólares al día si tienen suerte. Aunque no lo parezca, es un monto significativo. Con éste, las mujeres les dan comida a sus niñxs y a sus esposos que, debido a la pandemia, no tienen trabajo. Encontrar un trabajo disponible para ellas, es inusual, en comparación con las multas que reciben por no haber observado las reglas de distanciamiento social.

Realidades como las de las mujeres en Kenia y las de las comunidades altoandinas en Perú, nos pueden parecer bastante lejanas a nuestra realidad. Actualmente, los webinars son importantes para mantener nuestro trabajo, así como lo son los empleos y la generación de ingresos para todos. Algunos de nosotros, tenemos trabajos que nos permiten mantener nuestro estilo de vida, pero par millones de personas, el trabajo les permite seguir viviendo la vida.

We need sport. Sport needs us.

By Nicholas Bruce
It’s been said that sport is the most important thing of the least important things. This has been evident throughout the pandemic. In early March, when a massive lockdown of the world’s population was ominous, sport rightfully took a back seat. It still does, but few can argue that the world needs sport for all the reasons we already know. None more so than a mental break from the world dread-lines. I mean, headlines. Ever so slowly, sport is surfacing again. Last week saw the re-start of European football leagues, and next month, North American sport leagues like basketball, soccer and hockey are slated to jump start with fan-friendly tournaments.
Mentally, it can feel like we can’t hold out much longer. Us, human beings need to keep being humans. We want to be something bigger. That’s why we join as players on a squad. Why we are fans of a team. Why we cheer and root, holler and whistle. We need sport. And the feeling is reciprocal. Sport needs us fans.
Due to health restrictions, professional athletes are playing in front of empty stands, wrapped in team banners or altered by a computer-generated image of spectators. Matches played behind closed doors have the feel of a movie scene acted out in front of a green screen. The players’ grunts and yells echo across the field instead of being drowned out by tens of thousands of cheers. So yes, we need sport. But sport needs us. “Bring it back, it can’t come any sooner,” one soccer player said of the crowds. It will still be a good while before that is safe, however.

During covid, sport has been struck with a heavy dose of humility. The athletes are not listed as everyday essential workers of society. Those who are – delivery persons, medical workers, cleaners, among countless others – are used to humbly working hard with no spectators, behind closed doors, often away from any folks who appreciate them.

Now, sport is picking itself up off the field of play, re-assessing their place in society. The players themselves are recognizing their role with truthful words to a prime minister to reverse his decision on eliminating food vouchers for the most vulnerable people. That was Manchester United player Marcus Rashford to British Prime Minister Boris Johnson. You also won’t see Rashford sewn across the back of his jersey. It will read Black Lives Matter. For him, his teammates, every player in Premier League. For the rest of the season.

These are small steps and big decisions. It just feels good to have sport in our lives again. Our mental health is better with sport and we welcome it back in our lives. Sport, and the pro athletes, will one day, hopefully sooner than later, welcome us back as well.

In the same way, Cuncani needs soccer and we are adjusting our Kick-off project to go back, soon.

One beautiful world

The ongoing pandemic has made us realize the importance of global solidarity. However, understanding the world can be a complicated matter.

Let’s imagine the world is an enormous puzzle. In our information age, we tend to believe knowledge represents the pieces of the puzzle and by assembling every detail of knowledge out there – world history and global news- we will better understand the world. 
This artwork is intended to see the world in a different way. My intention is for you to imagine the world as a collection of our “individual world”. 

We  often say, sarcastically, “you live in your own world” with a notion of ignorance of what is happening in our surroundings. But if you think about it, it is true, because we all have our own world, different from someone else’s world based on our values and experiences. 

In this digital art, I intend to represent the world of the children in Cuncani to remind ourselves that we all have our own unique world. My intention is for you to deconstruct your idea of what the world is by taking a step back and think of the world as 7.8 billion puzzle pieces belonging to every one of us.

One beautiful world is a collection of pieces I have made to support my organization. Despite the hardship, we believe that the people who suffer the most from this situation, are the poorest. By purchasing my art, you will be supporting our  work in Cuncani, a community that it is already suffering from the crisis: lack of food, zero income and more isolation.
 
If you are interested in purchasing a poster or postcards, send me an email to: info@nexos.org.pe 

Kenji

We are using Photo Rag Ultrasmooth de Hahnemühle for all printing:

Postcard format 12×16 cm for USD12.00
Package of 4 postcards for USD45.00
Poster format 32×60 cm for USD130.00

*International shipping is included and pieces will be delivered as soon as the mail office is reopened.  

 

 

Un mundo maravilloso

La pandemia nos ha permitido darnos cuenta sobre la importancia  de la solidaridad global. Sin embargo, entender el mundo puede ser una tarea complicada.

Imagina que el mundo es un rompecabezas enorme. En nuestra era de información, tendemos a creer que el conocimiento representa las piezas de ese rompecabezas y poniéndolas juntas – la historia mundial y sus noticias – entenderemos el mundo.

Este trabajo busca entenderlo de una manera diferente. Mi intención es que tú puedas imaginar al mundo como una colección  de nuestros “mundos individuales”.

En ocasiones decimos, sarcásticamente, “vives en tu propio mundo” con un poco de desconocimiento sobre qué está pasando a nuestro alrededor. Pero si pensamos en ello, es verdad, porque todos tenemos nuestro propio mundo, diferente al de otras personas, un mundo basado en nuestra experiencia y valores.

Mediante este arte digital, intento representar el mundo de los niños y niñas de Cuncani para recordarnos que todos tenemos nuestro mundo único. Mi intención es que podamos reconstruir la idea del mundo, dando un paso atrás y pensando en que el mundo tiene 7.8 billones de piezas en el que cada una pertenece a la otra.

‘Un mundo maravilloso’ es una colección de piezas que he hecho para ayudar a mi organización. A pesar de las privaciones originadas por la situación actual, creemos que las personas que sufren más, son los pobres. Comprando estas piezas, estarás ayudando a nuestro trabajo en Cuncani, una comunidad que ya está sufriendo efectos mayores que el no salir a las calles: falta de alimentos, cero ingresos y más aislamiento.

Si están interesados en adquirir las postales o posters, envíenme un correo a: info@nexos.org.pe

Les agradezco por su colaboración y estaré atento a sus noticias.

Kenji

El papel que se usara para todas las impresiones es: Photo Rag Ultrasmooth de Hahnemühle

Tamaño postal (12×16 cm):  S/ 22.00 cada una.
Paquete de 4 postales:  S/ 80.00
Tamaño póster (32×60 cm): S/ 210.00 cada uno

* El precio del envío está incluido y la entrega se hará a partir de la primera semana de junio.

 

 

El poder del deporte ⚽

Por Denis  Margalik ( Western University)

¿Qué significa jugar? ¿Qué impacto aporta la naturaleza del deporte? Pregúntale a cualquiera, y la respuesta más común que recibirás es su capacidad para unir a otros. Con solo observar los Juegos Olímpicos, es evidente que el poder del deporte reside en su capacidad para unificar a las personas, ya que atletas de diversos talentos, culturas, países, valores y creencias se reúnen para ser observados y admirados y admiradas por todo el mundo. Luego está la Copa Mundial de la FIFA, donde solo por un momento, casi parece como si todos los conflictos del mundo quedaran en suspenso. Cada deporte tiene su propio conjunto de competidores, sus propios títulos para ganar y su propio tesoro de fanáticos y fanáticas leales y dedicadas. El deporte en sí mismo tiene la capacidad de influenciarnos a todos y todas, y crea un poder y emoción dentro de nosotros que rara vez es visto por otra cosa.

Al ser un patinador artístico que ha participado en competencias mundiales, he podido experimentar cómo los deportes pueden cambiar e impactar a una persona. Representando a Argentina, un país donde este deporte artístico, que se desliza en el hielo, da vueltas y salta, generalmente es desconocido, tuve la suerte de ubicarme a mí, y a mi país, en el mapa mundial de patinaje. A lo largo de mi carrera, he estado agradecido de tener oportunidades para hacer amigos y amigas en muchas partes del mundo con las que me mantengo en contacto hasta el día de hoy, y he desarrollado muchas habilidades en el hielo, que también puedo aplicar fuera del hielo. A pesar de la presencia de barreras lingüísticas y de diferencias culturales, pude comprobar, de primera mano, que la familiaridad con el deporte fue suficiente para alimentar y mantener amistades de por vida.

Recientemente, Nexos Comunitarios, ha implementado su programa “Kick-Off“, que es un nuevo enfoque educativo centrado en la generación de habilidades cognitivas y no cognitivas mediante el uso del fútbol en las comunidades que sufren pobreza. Nexos cree que a través del fútbol, ​​las habilidades como el liderazgo, el trabajo en equipo, la capacidad de recuperación, la imparcialidad, el esfuerzo, el respeto, la responsabilidad y la compasión, se fortalecen, y permiten la transferencia y la aplicación de conocimientos dentro del aula.

Durante mi tiempo en Cuncani, trabajé con Western University y Nexos, y se me dio la oportunidad de trabajar junto a los niños y niñas de la comunidad, ayudándolos a desarrollar estos importantes rasgos de carácter y tuve la oportunidad de estar más cerca de los miembros de su comunidad. Usando diferentes ejercicios de fútbol y juegos, observamos un rápido progreso. Desde que sus habilidades en el fútbol mejoraron notablemente, hasta la forma en que interactuaron entre sí, aumentaron su forma de poder trabajar mejor en equipo para lograr el objetivo principal de anotar un gol. Las burbujas creadas entre los grupos de amigos y amigas se expandieron para incluir a más de sus compañeros de clase, y el espíritu de deporte se volvió contagioso. Finalmente, estos rasgos se observaron directamente en el aula y, en última instancia, mejoraron su capacidad para aprender en el interior, de la misma manera que lo hicieron en la cancha. Y aunque no hayamos hablado el mismo idioma, pudimos usar el fútbol para transmitir el lenguaje universal del juego y la risa, lo que resultó en una conexión fácil con cada uno de ellos y ellas para que todos podamos pasar un buen rato, aprendiendo.

Llegar a Cuncani generó en mi un choque cultural para recordar. Desde el estilo de vida, hasta su falta de recursos, pero todo lo que quería hacer era ayudar tanto como pudiera. Fue inspirador ver su luz y energía, que ayudó a fortalecer el vínculo entre ellas y ellos, una de las metas de Kick-Off.

A través de experiencias personales, es fácil para mí recordar las muchas maneras positivas en que fui capaz de integrar lo que aprendí a través de los deportes en mi vida diaria; me hizo tratar mejor a los demás y me ayudó a ser una mejor persona en general. Con la ayuda de Nexos y el programa Kick-Off, espero ver el mismo impacto y las oportunidades que los deportes me han brindado, en las vidas de  los niños y niñas y las familias de Cuncani. Al ganar muchas nuevas habilidades transferibles, amistades y sentidos de unidad, sé que el poder de los deportes ofrece mucho más que la oportunidad de competir. Y ver la chispa de alegría en los ojos de los niños y niñas cada vez que veían un balón de fútbol cerca, me permitió darme cuenta que el poder del deporte tenía al menos un regalo más que ofrecer: la felicidad.

Esos pequeños momentos: Cuncani 2019 (Aprendizaje Comprometido con la Comunidad)

Por Colette Benko (Western University)

Quisiera comenzar agradeciendo a la comunidad de Cuncani, por recibirnos con sus con corazones abiertos y tener mucha paciencia con nosotros y nosotras. También me gustaría agradecer a Nexos Comunitarios, su visión es inspiradora y nuestro viaje no habría sido el mismo sin el arduo trabajo de Maricarmen y Kenji.

Antes del viaje, me habían dicho que “no tuviera expectativas”, que “fuese flexible”, que “tuviera mente abierta”, así que antes de ir inté borrar todo lo que pudiera haber sabido sobre lo que estaba por venir. Cuando estaba subiendo al avión, pensé que estaba lista y, en cierto sentido, lo estaba: estaba feliz de hacer lo que fuera necesario para el proyecto, estaba emocionada de escuchar a la comunidad y aprender sobre una cultura completamente nueva. Sin embargo, no estaba muy preparada para el impacto que tendría sobre mí y hasta qué punto llegaría. Habiendo estado en un viaje de servicio anteriormente, tenía la expectativa de aprender mucho; sin embargo, este viaje llegó más allá de cualquier pensamiento inicial de aprendizaje, cambió la forma en que veía las relaciones, el aislamiento, la comunidad, el orgullo, el trabajo en equipo y la expresión de amor, entre otras ideas.

Tuvimos un par de días en Urubamba para aclimatarnos a la altura y aprender más sobre el proyecto, pero pronto nos encontramos en el camino sinuoso que conduce a Cuncani. Fue una gran diferencia en el estilo de vida al que la mayoría de nosotros  y nosotras estábamos acostumbrados, sin embargo, la conexión, casi sin procesar, nos permitió tener una experiencia como ninguna otra. Los increíbles paisajes  y los frescos paseos por la mañana a lo largo de la carretera en la comunidad valieron la pena. Todos los días trabajamos junto con los y las estudiantes utilizando el fútbol como nuestro método para desarrollar habilidades cognitivas y no cognitivas. A cada uno de los tres grupos se nos asignó 1 a 2 estudiantes para observar específicamente los cambios de esfuerzo, compromiso, trabajo en equipo, respeto, etc. Los entrenamientos podían enseñarse fácilmente a través de juegos, y la simple risa compartida nos ayudó a crear vínculos bastante fuertes. Fuera de jugar fútbol, ​​usualmente jugamos con las y los  estudiantes que eran demasiado pequeños para practicar ese deporte. Jugamos a los columpios o a hacer un poco de gimnasia, o crear historias con títeres (historias con solo dos personajes) tuvieron mucho éxito.

Fuimos muy afortunados y afortunadas de poder entrevistar a algunos de los maestros  para conocer su perspectiva. La humildad y la naturaleza imparcial que ejemplifican, fue inspiradora. Además, la pasión que muestran hacia la mejora de la educación para que sus estudiantes tengan mejores oportunidades, es asombrosa. La conversación con ellos, también me abrió los ojos sobre luchas que enfrenta la comunidad y también donde, en muchas ocasiones, la suya florece y mi propia comunidad tiene deficiencias. Uno incluso se tomó el tiempo de su noche para darnos una lección básica en quechua, su idioma nativo, y también nos dio la bienvenida a su casa para permitirnos aprender más sobre sus tradiciones y entrevistarlo para nuestro informe.

Cuando regresamos a Urubamba, pudimos reflexionar sobre el tiempo que pasamos en la comunidad y también analizar los datos que habíamos recopilado. Fuimos muy afortunados de poder visitar Machu Picchu y conocer la vasta historia que rodea al sitio. Sin embargo, lo más destacado del viaje fueron los pequeños momentos pasados ​​en Cuncani: compartir en un círculo con los niños y niñas de la escuela primaria y caer espontáneamente, correr detrás de pelotas de fútbol y contemplar el paisaje de montaña aislado.

Una de las partes más desafiantes fue dejar la comunidad. Es difícil dejar un lugar donde hay tanto potencial pero con muchas carencias de oportunidades y de derechos básicos a los que  también estamos acostumbrados. La felicidad de los y las estudiantes es contagiosa, y nos enseña mucho más. Como dijo uno de los profesores: “los estudiantes son personas que generan luz” y hay una expresión quechua que tiene la siguiente idea para referirse a ellas y ellos: “son como las primeras estrellas que salen al atardecer y dan  forma a las constelaciones”.