El concepto andino de ‘ayllu’ y la interconexión

Por Jean-Gabriel Tarassenko

Interconexión. Esa sería la palabra que me viene a la mente cuando pienso en el trabajo en colaboración con la comunidad alto andina de Cuncani en el programa de Almuerzos y otros proyectos de desarrollo comunitario. Para aprender y comprender cómo opera y funciona una comunidad rural como Cuncani, es necesario invertir paciencia y mucho tiempo para desarrollar relaciones sinceras con la gente.

Para tratar de comprender la estructura jerárquica socio-política, la posición de cada familia, los miembros de la comunidad, el papel de las maestras y maestros de la escuela primaria, las relaciones con el gobierno local, es necesario para tiempo con las personas, conocerlos como seres humanos. El primer paso del aprendizaje es escuchar. Escuchar las historias, escuchar a cada una de las personas y a partir de allí, poder descubrir la interconexión de cada una de ellas con la comunidad.

En las comunidades andinas de habla quechua, se hace referencia al concepto de ‘ayllu‘ que data de los tiempos Precolombinos y los días de los Incas. Sin embargo, el concepto no es, simplemente, una noción socio-histórica de comunidad. Es una experiencia viva y continua de identidad comunitaria: cada miembro del ‘ayllu‘ es una parte integral de la comunidad y sirve a la comunidad en un rol específico.

En esto, la interconexión con la tierra es centralmente importante, ya que en la cultura del ‘ayllu‘ no hay propiedad privada de la tierra porque cada familia tiene parcelas específicas que sirven y trabajan un cierto periodo de tiempo, pero permanecen bajo la administración del ‘ayllu‘.

La noción de reciprocidad (‘ayni‘) está en la base de la vida comunitaria – los miembros de la comunidad trabajan juntos, uno para el otro, en beneficio de la comunidad. Este acto de reciprocidad se ilustra a través de la faena, mediante la cual los miembros de la comunidad de manera voluntaria o convocada por su presidente, trabajan juntos en un proyecto como construir un invernadero, cosechar cultivos, etc. Históricamente, la faena es una forma de mantener la cohesión de la comunidad a través de la unión del pasado con el presente. Desafortunadamente, ahora existe un sentimiento creciente entre la generación mayor, que este sentido de la tradición y la unión se están perdiendo debido a que las generaciones más jóvenes se sienten obligadas a participar en las faenas y trabajar para evitar el pago de una multa.

Todos los miembros de la comunidad ofrecen sus servicios para trabajar la tierra, juntos. El conocimiento compartido se transmite de generación en generación. El sentido de reciprocidad está vivo en el intercambio de conocimientos dentro de la comunidad. En el contexto actual sobre el cambio climático y los desastres naturales, el intercambio de conocimientos dentro del ‘ayllu‘ significa que las familias saben exactamente qué variedad particular de papa puede crecer a 4,000 m.s.n.m. y cuál no. Saben exactamente por dónde pueden pastear las ovejas y las alpacas  durante el duro y árido invierno, y dónde moverlas durante los meses lluviosos de verano.

Sin embargo, la identidad del ‘ayllu‘ no refleja una cultura específica de una comunidad y sus relaciones entre ellas. El ‘ayllu‘ podemos entenderlo, también, como parentesco; esencialmente, el ‘ayllu‘ se extiende fuera de la comunidad e incluye la compleja red de todas las relaciones sociales, culturales y económicas que existen. En este sentido, el ‘ayllu‘ incluye a toda la familia extendida que tiene alguna relación con esa comunidad pero que vive en otro lugar. De manera importante, también incluye a todos los que crearon esas relaciones con las familias de la comunidad y los miembros individuales, ya sean maestros, personas o trabajadores de ONG.

Lo que descubrí es la importancia del sentido del ‘ayllu‘, representado con más fuerza que las familias individuales de la comunidad. El ‘ayllu‘ es la encarnación viviente de una identidad comunitaria única que se refleja en su interconexión con la tierra y el sentimiento de parentesco que evoluciona constantemente y se extiende fuera de los límites físicos de la comunidad. El fallecido y gran antropólogo peruano Carlos Iván Degregori declaró que “no hay país más diverso” al escribir sobre la historia del Perú. No creo que era un comentario impertinente con una intención arrogante. En realidad, Degregori reveló la naturaleza inherente de esa interconexión entre todos los pueblos peruanos como se refleja en el ‘ayllu‘. Hayamos estado en Cuncani o no, estamos unidos por esos lazos de parentesco, estamos interconectados entre nosotros mismos. Lo que hagamos en el lugar en donde nos encontremos, por pequeñas que sean nuestras acciones, tiene impacto en el otro lado.

Este tiempo me recuerda, que todos estamos interconectados y como parte de un gran ‘ayllu‘; que nuestras acciones y omisiones no existen en el vacío. Durante este tiempo, nuestra sensación de interconexión nos da  la tranquilidad de sentir que no estamos solos, pero también debe motivarnos a tomar acción.
Finalmente, si estás buscando una manera de apoyar a nuestras amigas y amigos de Cuncani, échale un vistazo a la maravillosa obra de arte digital de mi colega, Kenji Misawa. ¡No dudes en comprar una de sus creaciones inspiradas en Cuncani! El dinero que recaudemos nos ayudará a seguir trabajando por la comunidad. Envíanos un correo si quieres más información.

—————————————————————————————–

Jean-Gabriel es miembro de nuestro Consejo Consultivo. El trabajó con nosotros por casi 5 años. JG, como nos gusta llamarlo, fue el Coordinador de Nexos Voluntarios (NeVo) entre el 2011-2013, y después el Director de Programas (2014-2015).
Al regresar a su país, Reino Unido, estudió una maestría en Globalización y Desarrollo en América Latina en University College London (UCL) y actualmente trabaja en una de las organizaciones sin fines de lucro más grandes de su país.

The Andean concept of the ‘ayllu’ and interconnectedness

By Jean-Gabriel Tarassenko

Interconnectedness. That would be the word that comes to mind when I think of working in collaboration with the high Andean community of Cuncani on the lunch program and other localised community development projects in the Urubamba province. In order to learn and understand how such a rural community operates and functions, one needs to invest patience and a lot of time in creating those vital relationships with the people.

In attempting to understand the hierarchical socio-political structure, the position of each family, individual community members, the role of the local primary school teachers, the relationship with local government, this cannot be done without simply spending the time with people and learning about them all as human beings. The first stage of learning is listening. Listen to the stories, listen to each person who makes up that community and you will eventually discover the interconnectedness of each person within that community.

In Andean Quechua-speaking communities, there is reference to the concept of the ‘ayllu’ that dates to pre-Colombian times and the days of the Inca. The concept isn’t simply a theoretical socio-historical notion of ‘community’, however. It is a lived, ongoing experience of community identity; each member of the ayllu an integral part of the community and serves the community in a specific role.

In this, the interconnectedness with the land is centrally important, as in the culture of the ayllu, there is no private ownership of the land as each family has specific plots which they serve and work for a certain period of time, but it remains under the general stewardship of the ayllu.

The notion of reciprocity (‘ayni’) is at the foundation of community life – community members work together, for one another, for the benefit of the community. This act of reciprocity is illustrated through the ‘faena’ – whereby the community voluntary, or is called upon by the President, to work together on a community project, such as building a greenhouse, harvesting crops, digging a well etc. Historically, the ‘faena‘ was a way to maintain community cohesion through linking the present with the past, unfortunately now, there is an increasing feeling amongst the older generation that this sense of tradition and cohesiveness is being lost due to the fact that more members of the younger generation feel obligated to participate in ‘faenas‘ and work so they do not have to pay a penalty fine to the community.

All community members serve to work the land together; shared knowledge is passed on between generations and consistently added to. The sense of reciprocity is alive in knowledge exchange within the community. In the current context of climate change and ecological disasters, knowledge exchange within an ‘ayllu‘ means that families know exactly which particular variety of potato can grow at 4,000 m above sea level, and which ones cannot. They know which crops are likely to thrive at an altitude of 3,800 m as opposed to 4,400 m. They know exactly where the sheep and alpacas can graze during the hard, arid winter, and where to move them during the wet, summer months.

The identity of the ayllu, however, does not only reflect a specific culture of a community and its interrelations. Ayllu also means what we understand as ‘kinship’, essentially, the ayllu extends out from the community and includes the complex web of all social, cultural, economic relationships that exist. In this sense, ‘ayllu‘ includes all extended family that have some relationship with that community but living elsewhere Importantly, it also includes all those who have created those key relationships with families from the community and individual members, be they teachers, trades people, and NGO workers.

What I discovered is the importance of the sense of the ‘ayllu‘, represented much more than the individual families of the community. ‘Ayllu‘ is the living embodiment of one single, community identity that is reflected in its interconnectedness with the land, and the sense of kinship that is consistently evolving and extended outside of the physical boundaries of the community. The late, great Peruvian anthropologist, Carlos Ivan Degregori famously stated that, “there is no country more diverse”, when writing about the history of Peru. I don’t believe this was a flippant comment with an arrogant intent. In reality, Degregori revealed the inherent nature of that interconnectedness between all Peruvian peoples as reflected in the sense of ‘ayllu‘. That whether we have been to Cuncani, or not, we are tied together by those bonds of kinship – we are interconnected to one another. What we do in our own part of the world, however small our actions, does have an impact on someone on the other side.

What these current challenging times has reminded me of, is that we are all interconnected and part of a greater ayllu; that our action or inaction does not exist in a vacuum. During this time our sense of interconnectedness naturally brings about reassurance and comfort that we are not alone, but it should also encourage us to move to action.

Finally, if you’re looking for a way to support our organization, please do check out the wonderful digital artwork created by my colleague, Kenji Misawa. Please do feel free to purchase one of his great pieces of art! All money raised from the sale of Kenji’s work will go towards supporting our work in Cuncani. Contact us for more information.

———————————————————————————————–

Jean-Gabriel is a member of our Advisory Board. He spent almost five years working for Nexos Comunitarios, principally in the town and area of Urubamba. JG was the General Coordinator for Nexos Voluntarios (NeVo) between 2011 – 2013, and then the Program Director (2014 – 2015).
After returning to his native UK and studying for an MSc in Globalization & Latin American Development at University College London, he currently works for one of the UK’s largest charities. 

Let Now Be Hopeful

By Nicholas Bruce

These can be hopeful times. 
Consider an eleven-year-old member of his local football club in a part of Cape Town, South Africa. A nationwide lockdown took effect and he could not go to the field to train or school to learn. Neither could his two siblings. They could not go beyond their driveway. In their backyard garden, they resorted to kicking a ball against the fence with their neighbor friends on the other side. Mimicking the action made it seem like a passing drill as part of their regular training. This eleven-year-old was also a manager. Okay, it’s a fantasy football team, but he did his homework. He’d been doing well, listening to the football podcasts to gain insight on players, stats and tips. He was earning extra bonus points each week against his fierce rival – a fantasy team managed by his mother. The friendly rivalry is on hold until Premier League recommences.

So why write that these are hopeful times? 
During all of this, the boy’s club team comprised      of  players of various ages and across the economic  and racial spectrum began to do something.  Instead of warming up during regular training      times, the players were packaging food bags for  the needy members of the community. Instead of  confirming travel for away friendly matches,  coaches were mapping out a delivery route to  reach people’s homes. Instead of coordination  drills and training, players were – correction, are –  traversing steep hills of the townships and pacing  several stairwells of apartment flats. Sport has  proved to be less-than-essential; community is  not. And never is.

In the U.S. capital of Washington DC, a brother-sister small business team realized their products sold at farmer’s markets will take a hit. Markets were closed or limited; lockdown would keep many away. They contacted their local farming community who sold their produce in the markets and also were unable to reach their regular customer base. Before long, they reinvented themselves as a grocery delivery service. The brother-sister team don’t just push their own product. They offer what the farms have harvested and what the people want, linking bountiful supply with overwhelming demand.

It’s a similar story for a young operations manager and his business partner in the western U.S. who were forced to lay off 90 percent of their workforce. Sale orders for their customized cargo bicycles were going to come to a standstill. When an open-source model of a face shield surfaced online, the business partners called hospitals about their needs and sourced the three simple materials from their regular vendors. Within weeks, they had masterminded their bicycle factory into a hygienic workplace for 80 people. They brought on people who had recently lost their jobs or were looking to work. They reached out to other small businesses in their community – a brewery and breakfast café — who had laid off their workers and soon they too were re-calling their staff. The effort now includes four companies, over 100 people, fulfilling orders for well over one million face shields to be shipped to hospitals and doctors’ offices nationwide.

These are all real people, my friends, my family. I’ve deliberately written them as eleven-year-old boy, brother-sister, business partners because these stories are in every community around the world in one form or another. They are sport teams or small business and they all speak to the enormous value of community.

The truth is that the world is largely working toward a single challenge. When has that ever been the case? Conflict has opposing sides. Famine or refugee strife can be regional, go unnoticed or turn political. These current events are global and for that, everyone is impacted, everyone is affected. Everyone has the chance to do something.

  
Here’s one more: In a far-off corner of Peru, on the highest of mountain roads where the pavement ends and the paths are traveled as much by the hooves of llamas as the treads of people’s yanqui sandals, way up there lies Cuncani. This community is also impacted. If it is not a positive covid case, it will be affected by the global lockdown and the ripple effect of a slow-motion economy.

The community members are doing their part. The school director is working with his professor colleagues to send school work to the 50 students to continue their education from home. The students are so committed, they’ve asked the director for more assignments. When travel is permitted once again, NC aims to pioneer a project focused on education through play. The project was featured in an article for sportanddev.org on the International Day of Sport and Development.

Let us not forget that these days, weeks, months can be seen as hopeful times.

———————————————————————————————–
Nicholas Bruce is a member of our Advisory Board. He is a journalist who has been involved in sports and development for almost 20 years, two of which he spent in Yungay, Peru. He currently lives in Berlin.

One beautiful world

The ongoing pandemic has made us realize the importance of global solidarity. However, understanding the world can be a complicated matter.

Let’s imagine the world is an enormous puzzle. In our information age, we tend to believe knowledge represents the pieces of the puzzle and by assembling every detail of knowledge out there – world history and global news- we will better understand the world. 
This artwork is intended to see the world in a different way. My intention is for you to imagine the world as a collection of our “individual world”. 

We  often say, sarcastically, “you live in your own world” with a notion of ignorance of what is happening in our surroundings. But if you think about it, it is true, because we all have our own world, different from someone else’s world based on our values and experiences. 

In this digital art, I intend to represent the world of the children in Cuncani to remind ourselves that we all have our own unique world. My intention is for you to deconstruct your idea of what the world is by taking a step back and think of the world as 7.8 billion puzzle pieces belonging to every one of us.

One beautiful world is a collection of pieces I have made to support my organization. Despite the hardship, we believe that the people who suffer the most from this situation, are the poorest. By purchasing my art, you will be supporting our  work in Cuncani, a community that it is already suffering from the crisis: lack of food, zero income and more isolation.
 
If you are interested in purchasing a poster or postcards, send me an email to: info@nexos.org.pe 

Kenji

We are using Photo Rag Ultrasmooth de Hahnemühle for all printing:

Postcard format 12×16 cm for USD12.00
Package of 4 postcards for USD45.00
Poster format 32×60 cm for USD130.00

*International shipping is included and pieces will be delivered as soon as the mail office is reopened.  

 

 

Un mundo maravilloso

La pandemia nos ha permitido darnos cuenta sobre la importancia  de la solidaridad global. Sin embargo, entender el mundo puede ser una tarea complicada.

Imagina que el mundo es un rompecabezas enorme. En nuestra era de información, tendemos a creer que el conocimiento representa las piezas de ese rompecabezas y poniéndolas juntas – la historia mundial y sus noticias – entenderemos el mundo.

Este trabajo busca entenderlo de una manera diferente. Mi intención es que tú puedas imaginar al mundo como una colección  de nuestros “mundos individuales”.

En ocasiones decimos, sarcásticamente, “vives en tu propio mundo” con un poco de desconocimiento sobre qué está pasando a nuestro alrededor. Pero si pensamos en ello, es verdad, porque todos tenemos nuestro propio mundo, diferente al de otras personas, un mundo basado en nuestra experiencia y valores.

Mediante este arte digital, intento representar el mundo de los niños y niñas de Cuncani para recordarnos que todos tenemos nuestro mundo único. Mi intención es que podamos reconstruir la idea del mundo, dando un paso atrás y pensando en que el mundo tiene 7.8 billones de piezas en el que cada una pertenece a la otra.

‘Un mundo maravilloso’ es una colección de piezas que he hecho para ayudar a mi organización. A pesar de las privaciones originadas por la situación actual, creemos que las personas que sufren más, son los pobres. Comprando estas piezas, estarás ayudando a nuestro trabajo en Cuncani, una comunidad que ya está sufriendo efectos mayores que el no salir a las calles: falta de alimentos, cero ingresos y más aislamiento.

Si están interesados en adquirir las postales o posters, envíenme un correo a: info@nexos.org.pe

Les agradezco por su colaboración y estaré atento a sus noticias.

Kenji

El papel que se usara para todas las impresiones es: Photo Rag Ultrasmooth de Hahnemühle

Tamaño postal (12×16 cm):  S/ 22.00 cada una.
Paquete de 4 postales:  S/ 80.00
Tamaño póster (32×60 cm): S/ 210.00 cada uno

* El precio del envío está incluido y la entrega se hará a partir de la primera semana de junio.

 

 

Kick-Off: Promoting Education for Sustainable Development through soccer

As you know, back in 2013, we started our work in the community of Cuncani through our Lunch Program. Our ambitions and dreams remained the same but our plans needed some adjustment. All adjustments have followed our commitment to work side by side with the community, whilst respecting their culture.

Our presence in Cuncani started after their request of our help in 2012 – 2013, and we are convinced this is the reason why the results of the Lunch Program are conclusive: a good meal is one of the first needs a child has that has to be taken care of.  Although the community of Cuncani, specifically, the children of the community have many unfulfilled needs, their right to be fed, had to be regarded as a top priority.

A good nutrition has been proved to be linked to good outcomes in education.  Although that link is recognized, it remains the case that public policy initiatives seem to tackle this issue in a sporadic and disjointed manner. . The link between health and education is for all human beings, however, in spaces like Cuncani, the efforts to improve them need to be better supported. A holistic approach is more beneficial for the children, than various and wholly different top-down initiatives.

After the success of the Lunch Program, we started adding different educational components in our  work: ,  all of them based in the Active Learning methodology.

From 2017, we started our path for the implementation for Education for Sustainable Development (ESD) in Cuncani. We have recently launched the second part of the project: Kick-Off! From now on, this will be the name of all of our efforts in ESD.

Stay tuned for all the updates and the new website we will be launching soon!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Kick-Off -& Asobi Gokoro (II) Teoría de la Buena Educación -> Buen Ser Humano

11066777_820911494658690_7926979124941480626_n 2

Preámbulo

Tras el inicio de nuestro proyecto,  Kick-Off ( vídeo ), me decidí a escribir una serie de artículos dedicados al tema de educación y al deporte con la intención de ayudar a explicar nuestra visión y esperanzas para este proyecto. Al mismo tiempo, me gustaría aplicar mis propios pensamientos e ideas. La educación y el deporte (la esencia del juego) son dos temas que captan profundamente mi atención y dan lugar a mis propias aspiraciones. Me tomará más de un  artículo explicar todo, así que he dividido mis pensamientos en 5 artículos: 

Tema 1 : “ Educación 

Tema 2: “El deporte y la esencia del juego 

Tema 3: “Educación x juego”

Tema 4: “Educación x Juego = Puerta de entrada para el Desarrollo Internacional”

Tema 5: “Origen del proyecto y los orígenes de mi sueño Asobi-Gokoro 

Estaré publicando cada artículo semanalmente. En estos artículos, reflejaré mi experiencia personal para explicar mis ideas. Sin embargo, es mi intención presentar la raíz de la implementación de nuestro proyecto Kick-Off. Confío en decir que este no es un  buen proyecto  , sino que estamos introduciendo un proyecto potencialmente  i n c r e í b l e.

Antes de entrar a desarrollar el contenido, quiero compartir algo sobre mí. Estoy entusiasmado con este tema y siempre quise compartir mis ideas con los demás. Pero, mi personalidad discreta , siendo Japonés , me ha hecho dudar un poco sobre compartir abiertamente mis ideas de manera pública. Además, a menudo sentía que tenía que estar perfectamente escrito para ser aprobado y alabado por otros. Pero me he dado cuenta que mi ideal perfeccionista no me hace ningún bien, así que he cambiado de opinión. Es como haber retirado una enorme carga de mi hombros. Por ello, escribiré este artículo de una manera muy franca, ya que hablo por varias razones. Uno, creo que comparte mi mensaje mucho más fácil y más claro para todo el mundo. Dos, me permite ser abierto y transparente con mis ideas. Tres, solo hace que mi vida sea más fácil al escribir en el estilo con el que me siento más cómodo.

Así que estoy seguro que no está perfectamente escrito, pero estoy muy feliz compartiéndolo con ustedes de esta forma.

 

225574_1042198538391_8193_n 2

Primero, gracias a quienes hayan leído mi primer artículo. Haga clic aquí.  Esta semana, escribiré sobre la nueva Buena educación -> Buen Ser Humano. ¡Espero que disfruten de su  lectura! 

Tema 1 “Educación”

Episodio 2: Teoría de Buena educación ->  Buen Ser Humano 

<Los superhéroes son superhéroes por una razón>

“… Por eso fuiste elegido. Debido a que un hombre fuerte, que ha conocido el poder toda su vida, perderá respeto por ese poder, pero un hombre débil conoce el valor de la fuerza y conoce la  compasión … Pase lo que pase mañana, debes prometerme una cosa , que permanecerás siendo el mismo. No  un soldado perfecto, sino un buen hombre.

Recientemente comencé a ver la serie Marvel para prepararme para el nuevo episodio de Avengers 4: Endgame. Los Vengadores son básicamente un grupo de superhéroes que se unen para luchar contra villanos para salvar el mundo. Este es una de mis conversaciones favoritas de “Capitán América: El primer vengador”. El Dr. Erskine explica la razón por la que ha elegido a Steve Rogers (un niño normal de Brooklyn) para dar el super-poder (video). Después de recibirlo, Steve Rogers se convierte en Capitán América y salva al mundo. Me encanta esta cita porque realmente muestra la razón por la que es un superhéroe. En general, no son superhéroes solo por su super-poder. Son superhéroes porque son buenos seres humanos con un super-poder. No son seres perfectos, sino buenos seres humanos. Un mal ser humano con un super-poder puede ser el caso perfecto para ser un villano. 

En este artículo, primero explicaré  mi pensamiento  sobre Buena Educación -> Buen Ser Humano al aplicar el modelo basado en el ejemplo de los superhéroes. Luego, discutiré la importancia de una buena educación humana y cómo podemos lograrlo.  Finalmente, compartiré con ustedes una experiencia personal de mis días de escuela intermedia (1ero y 2do de secundaria)  que me dio una lección importante sobre un buena educación humana.

Teoría del Buen Ser Humano para convertirse en un superhéroe ->

Los superhéroes son nuestros ídolos. Creo que muestran el modelo de la vida exitosa que imaginamos. Desafortunadamente, no hay un super-poder en nuestra vida ordinaria. Nadie puede armarse con un traje de batalla de color rojo hecho de hierro,  o tiene el martillo mitológico que tiene un poder mágico o puede convertirse en un monstruo verde con una gran poder. En nuestro mundo, el conocimiento es poder. Aunque piensen que el dinero es poder, personalmente lo veo como algo externo que te da poder. Para poner en contexto, veo el conocimiento como el poder interno así como la fuerza física o el super-poder. El dinero es como cualquier arma, como una ametralladora , que te da poder externo. Pero una vez que pierdes el arma, te conviertes en un hombre normal. Entonces, entiendo que el verdadero poder de un ser humano es el conocimiento, no el dinero.

Para poner en contexto, de acuerdo con la teoría de la Buena Educación -> Buen trabajo, enfocamos a los niños a fortalecer su poder para convertirse en superhéroes. Esto es importante, pero a menudo se deja de  lado el enfoque  desarrollo de su propia personalidad. Recuerda, un buen ser humano es la base para ser un superhéroe. Lo que necesitamos es una ‘ buena educación humana ‘ , donde los niños y niñas crecen para ser una persona con un buen corazón. Todos nacemos con un gran potencial para convertirnos en superhéroes . Sin embargo, también, todos hemos nacido con una semilla que nos puede llevar a convertirnos en villano, en base a nuestro ego.  De hecho, muchos de nuestros problemas sociales son causados ​​por nuestros egos. Por lo tanto, hay que dar prioridad a una buena educación humana más (sin comprometer el desarrollo de su conocimiento) para que los niños utilicen su poder de una manera correcta – para que luego se conviertan en superhéroes. Ser un buen ser humano no garantiza que uno se convertirá en un superhéroe . Sin embargo, es un fundamento indispensable. Este es mi pensamiento Buena Educación -> Buen Ser Humano. Antes de continuar, quiero decir que tal vez haya simplificado en exceso la complejidad humana al explicar mi teoría basada solo en el conocimiento y la personalidad. Soy consciente de que hay otras fuerzas como la ignorancia, la emoción y otros. El Entorno  hace más complicada la realidad. Pero espero haber sido capaz de transmitir mi punto de una manera comprensible mediante el uso de la analogía de superhéroes.

Buena Educación Human ->

La buena educación humana se vuelve tan importante no solo para que la persona tenga una vida plena , sino que también es crucial para el Desarrollo Internacional. Y es por eso que llevó a NC a desarrollar nuestro proyecto Kick-Off ; centrarse en la buena educación humana mediante el desarrollo de habilidades cognitivas y no cognitivas entre los niños y niñas para combatir la pobreza a largo plazo. Pero seguiré discutiendo este punto en mi Tema 4: Buena educación como puerta de entrada para el Desarrollo Internacional.

Ahora, quiero  recurrir a la siguiente pregunta: ¿cómo se ve exactamente una Buena Educación Humana? Bueno, seré honesto . No tengo una definición clara y concisa en este momento. Lo veo como un proceso que nos permite ser un buen ser humano desarrollando principios como la integridad, la humildad, la fidelidad, la templanza, el valor, la justicia, la modestia, la compasión y la empatía. Para ponerlo sencillo, la educación que nos permita ser como “Capitán América”.Estoy seguro que entienden mi punto. Creo que la buena educación humana comienza con una buena crianza. Estoy agradecido por mi mamá y mi papá y por cómo me criaron. Mi mamá me enseñó a ser compasivo y mi papá me mostró cómo ser valiente. Me han hecho la base de quien soy hoy. Mientras tanto, todavía creo que la escuela también  juega un gran papel en la formación humana. En mi caso, recibí una excelente educación humana en mi escuela secundaria en Canadá.

 Mi buena educación humana en la escuela intermedia->

Si alguien me pregunta “sombrero de  cuál era el mejor momento de mi vida “, Respondería en un segundo , “Mis 2 años en la escuela intermedia “. Mi asombroso recuerdo de 2 años comenzó cuando me mudé a Ottawa por primera vez. Para un niño que nació y se crió en Japón, pasando a una sociedad multicultural fue una experiencia reveladora. A diferencia de mi hermano, que había estudiado inglés con diligencia para prepararse para un nuevo entorno, yo estaba demasiado ocupado jugando con mis amigos en Tokio. Por lo tanto , me pusieron en una clase de Inglés como Segundo Idioma (ESL) y no pude ni entender ni hablar por alrededor de un año. Mi amigo me recuerda como un chico japonés callado. Afortunadamente, a pesar de las barreras del idioma, estaba absolutamente enamorado de esta escuela en Ottawa. Hay muchas razones, pero si tuviera que decirlo en una sola palabra, diría que debido al ” Espacio Seguro”. Este es un espacio donde realmente nos sentimos seguros basados ​​en un fuerte sentido de confianza. Desarrollamos nuestro “espacio de seguridad” basado en nuestra confianza mutua. Es un espacio especial donde nos hacemos libres y abiertos. Me gusta imaginarlo como un dormitorio con paredes de azul cielo. Es transparente desde elinterior pero invisible desde el exterior. No hay gravedad en la zona y está llena de aire fresco y cálido. Nos proporciona una sensación de seguridad y eleva mi cuerpo y mi corazón y es lugar en donde puedo experimentar la verdadera alegría. Al mismo tiempo, aquí es donde la experiencia de aprendizaje más valiosa ocurre cuando expones tu corazón abierto a los demás. No aparece de un día para otro. Solo se forma acumulando poca confianza en la construcción de acciones entre una persona y otra. Mientras más fuerte es la confianza,  más cómodo te sientes en el “espacio seguro”.

Es probable que haya construido este “espacio seguro” con sus mejores amigos de la escuela o con los miembros de su familia en la casa. Pero es relativamente raro tener el “Espacio Seguro” en un entorno de aula. Lo que hizo especial a mi escuela secundaria fue  la particularidad de nuestros maestros al valorar la construcción de un “espacio seguro” en nuestro salón de clases. Fui particularmente afortunado porque nuestros maestros de ESL invirtieron enormemente su tiempo es construirlo. He tenido algunos maestros excelentes en mi escuela primaria, secundaria y universidad, pero nada era como mi aula de ESL. Les puedo decir que no hay muchos maestros que puedan hacer esto. Y lo que hace diferente a un gran maestro de los demás es que conocen la importancia de ese espacio y que tienen el valor de invertir una gran cantidad de su tiempo y esfuerzo en la construcción de un “Espacio Seguro”. Y este es el ambiente del aula donde se lleva a cabo la buena educación humana. 

Creo que había un buen número de nosotros que han crecido en un espacio como éste. Pero hubo un muchacho afgano que creo que se benefició particularmente de este entorno. Es uno de mis mejores amigos y se mudó a Canadá casi al mismo tiempo que yo. Era un trabajador infantil y nunca recibió ninguna educación formal en su ciudad natal. En nuestra escuela , él siempre fue el creador de problemas , tanto dentro como fuera de ella. Cuando lo vi por primera vez, estaba un poco asustado porque parecía un niño loco y enojado. Aunque éramos muy diferentes, de pronto se convirtió en alguien muy cercano a través de la práctica del voleibol y establecimos nuestro propio “espacio seguro”. Pronto me di cuenta de que tenía un profundo respeto por él. A pesar que tenía mucho mejores notas, había una cosa que siempre lo admiraba de él: su valentía. A pesar de que estaba causando problemas cada minuto, siempre tuvo las agallas para defender lo que creen que era lo correcto. Todavía recuerdo el día en que salimos a buscar Poutine (comida canadiense mezclada con papas fritas, queso y salsa gravy) en un lugar cerca de nuestra escuela, mientras esperábamos en una fila, había un tipo que nos miraba con cara de disgusto. Pronto nos sentimos muy incómodos, y fue entonces cuando mi amigo se acercó y simplemente le dijo “¿puedes dejar de mirarnos?” Él Respondió furioso y la situación se agravó. El chico se levantó y agarró a mi amigo, pero él no retrocedió y comenzaron a pelear. Ahora que lo pienso, el tipo era probablemente un alcohólico o un drogadicto por la forma en que estaba reaccionando. ¿Y yo qué estaba haciendo? Bueno, estaba intentando detener la pelea, pero creo que no servía de nada. Mientras tanto, otro amigo de nuestro grupo hizo un movimiento inteligente y volvió a la escuela para traer a los maestros para resolver el problema. Yo debería haber hecho eso.

Si eres de mi escuela intermedia, probablemente sabes a quién me refiero .

A pesar  que  he tenido un profundo respeto por mi amigo afgano, él mismo tuvo que pasar por muchas dificultades en su vida, incluso antes de empezar la escuela. Haciendo matemáticas, lectura, escritura o simplemente al sentarse durante una hora fue en algún momento demasiado para él. Al verlo tener problemas, lo que nuestro maestro hizo, primero fue construir un “espacio seguro” para él y para todos nosotros. Y eso era algo que necesitaba en ese momento, lo que más necesitaba. Estoy seguro que él tenía el más profundo respeto por ellos, igual que yo aún lo tengo . Además, estoy seguro que aprendió muchas cosas con solo mirar a nuestros maestros . A partir de ser un niño  enojado,  en los dos años que estudiamos pude verlo convertirse en una persona responsable, disciplinada, y compasiva. Esto es  sólo un ejemplo de cómo he visto recibir una buena educación humana.  Pero estoy seguro que todos mis amigos (incluyendo a mis maestros) disfrutaron de tener un fuerte “Espacio Seguro”  y han aprendido muchas, muchas, muchas cosas importantes el uno del otro. Parafraseando la cita del Dr. Erskine : “No es un estudiante perfecto, pero un buen hombre”.

La buena educación humana es como un proceso sin fin. He demostrado cómo la formación humana que sucede  en la escuela va más allá de eso. Todos y cada uno de nosotros todavía estamos en el proceso de recibir una buena educación humana. ¿Cómo es posible recibir educación sin estar en una institución de educación? Bueno, voy a discutir esto en mi próximo artículo.

Fue un artículo bastante largo, pero les agradezco por leerlo. Y les agradecería mucho si me hicieran llegar sus pensamientos :).

Hasta la próxima.