El Cuncani que nos enseña

 

Por Carlos Kamisaki (Universidad de Piura & Nexos Comunitarios)

Camino a Cuncani
                   Camino a Cuncani

En Julio del 2015, estudiantes de la Facultad de Psicología  de la Universidad de Piura (UDEP) viajaron a Urubamba participando en el Programa de Aprendizaje de nuestra organización, Nexos Comunitarios (NC) Además de las actividades que los profesores y las alumnas y alumnos habían preparado, los participantes aprenderían de las comunidades con las que trabajamos.

Para mí, como estudiante de UDEP y miembro de NC, fue especial ser parte de esta experiencia. Me entusiasmaba vivir  nuevamente en las realidades en donde trabajamos, pero esta vez acompañado de un grupo distinto de personas. Antes de su llegada, pensaba en cuál sería la actitud de los estudiantes, estableciendo relaciones con otras peruanas y peruanos, en un contexto completamente distinto   al de la ciudad en donde vivimos (Lima).

Tan importante como la reacción de mis compañeros, era para mí, la actitud de las personas del valle. Cómo actuarían mis amigos  y amigas de de Media Luna en el momento de presentar su propuesta de turismo. En realidad, todos nosotros, los miembros de NC, teníamos muchas expectativas respecto a este programa, era la primera vez que recibíamos a un grupo de estudiantes, peruanos, tan grande. Usualmente, son extranjeros los que participan de los programas.

Después del primer día, los varones nos separamos para viajar a Cuncani. Ya en la escuela,  nos instalamos en donde nos quedaríamos a dormir y experimentamos el frío, la incomodidad, el esfuerzo por la altura y muchos otros aspectos propios de la vida  en la montaña. En el almuerzo comimos en el comedor de la Escuela de Cuncani, que es el lugar en donde ser sirve el Programa de Almuerzos que lidera NC.

IMG_0071
Realizando actividades con las niñas de la  Escuela de Cuncani

Es increíble para mí pensar, cómo estamos unidos en un mismo territorio, pero ir de un lugar a otro, me hace sentir que estoy en un lugar completamente desconocido. Nuestros compatriotas en Cuncani visten de colores y se expresan en una lengua que no forma parte de nuestras costumbres (Quechua) , a pesar que la existencia del Quechua se remonte a etapas anteriores a la llegada de  los españoles. Mientras recorríamos  la comunidad, les comentaba sobre nuestra  lucha contra la anemia, y cómo la hemos venido venciendo gracias a la dedicación del equipo NC y la generosidad de los padrinos del programa.

Los talleres que los alumnos prepararon tuvieron como objetivo  que las niñas y los niños logren reconocerse a sí mismos, que aprecien sus valores y que persigan sus sueños. Mientras se desarrollaban los talleres, íbamos aprendiendo sobre su cultura, el valor que le  de la tierra, recordándonos la inocencia que vamos perdiendo al crecer. Disfruté mucho viendo sus sonrisas, pues me recordaban que podemos ser felices sin complicarnos con cosas materiales.

IMG_9963El grupo se repartió las tareas, lo que les permitió decidir qué actividades serían apropiadas según la edad. Todos trabajamos con los más pequeños, porque era el grupo de estudiantes más demandante. Si bien tuvieron un desempeño muy bueno, la barrera del idioma nos complicaba interactuar al 100%. De no ser por el profesor Anacleto, quien nos ayudó con el Quechua, realmente no hubiésemos podido llegar a compartir tanto.
Mientras el tiempo iba pasando, seguían apareciendo varios momentos especiales, uno de ellos fue cuando las niñas y niños más pequeños, nos enseñaron sus cuadernos con trazos  de cómo  ellos escribirían  sus nombres en español. Porque el Quechua es lo normal para ellos, pero el español lo aprenden para poder relacionarse con visitantes. Sin embargo, tuve que reconocer, que somos nosotros quienes tenemos que adaptarnos a su comunidad, respetar y admirar su cultura, aprender de su trabajo y su dialecto. Más y más, reafirmaba mi interés en trabajar para acompañarlos a tener  más oportunidades para ellos. Como cualquier niño que empieza a andar en este mundo, los de Cuncani también son brillantes, creadores, fuertes, inteligentes y con un respeto por la tierra muy especial, uno que no he visto en la ciudad, jamás.

IMG_9878Sin temor a equivocarme, siento que en esos días aprendimos más de lo que esperábamos. Es decir, los talleres fueron importantes, pero creo que más poderoso es el cambio que puede tener  quien aprenda de la realidad de nuestras comunidades. Finalmente regresamos a Urubamba para juntarnos con las chicas. Ellas habrían tenido su experiencia y sus propias conclusiones. Por nuestra parte, cada uno quería regresar a casa y contarle a todos lo que habíamos aprendido.

Las actitudes en las que tanto pensaba antes de iniciarse el programa, fueron muy reconfortantes. Mis amigos y amigas en Media Luna hicieron un extraordinario papel presentando sus talleres y demostraron una vez más que su trabajo en turismo rural es maravilloso; uniendo no solo a los extranjeros con esta mina de belleza que es el Perú, sino también a nosotros mismos peruanos, quienes tenemos la suerte de vivir en esta parte del planeta.

Quiero terminar de contar mi experiencia, animando a más personas a que se animen a trabajar por el cambio a que sean el cambio, así como lo intentamos nosotros. Siempre hay un espacio para quien quiere conocer más sobre otros espacios, sobre Desarrollo Humano Responsable. El futuro aguarda y cada persona es pieza clave para lo que nos falta alcanzar.

thumb_IMG_3457_1024

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s